Sorteos

Aventura en Costa Rica por Miguel Nonay (I)

por Carla (7 octubre 2009)

Cuando a finales de 2008 pensamos en realizar este viaje, lo hicimos con bastante escepticismo porque se trataba de un país incrustado en la jungla, exuberante y hermosa pero, a priori, bastante inaccesible para personas con CAPACIDADES DIFERENTES. Ese fue el pistoletazo de salida para organizar la mayor aventura que hemos vivido como viajeros.

Desde que el Airbus de Iberia aterrizó en San José, una vorágine de emociones, sensaciones y vivencias se fueron sucediendo una y otra vez. Esta aventura nos ha llevado por el Caribe Norte, en el Parque Nacional de Tortuguero, un lugar rodeado por agua dulce y agua salada, una jungla inundada con un pequeño poblado en el que vive la gente de forma auténtica en sus típicas construcciones caribeñas. Hemos disfrutado viendo monos araña, monos aulladores, nutrias, garzas, perezosos o caimanes. Perderse por los canales que forman Tortuguero y disfrutar de su fauna, de su flora y de los sonidos de la jungla es una de las mejores experiencias que he vivido, junto con el desove de las tortugas verdes, un tour nocturno que nos permitió vivir en primera persona el enconado esfuerzo de la tortuga por desovar, enterrar sus huevos y casi al borde de la extenuación volver al mar, de donde vino. Hemos podido contemplar la jungla desde la copa de los árboles practicando Canopy, en mi primera experiencia demostrando que no hay limitación que te impida hacer lo que quieres y disfrutar de la vida cada día como si fuera el último de tu existencia.

Hemos recorrido todo el Caribe hasta el remoto sur, en Manzanillo (cerca de la frontera con Panamá), donde hemos practicado kayak por los arrecifes del Parque Nacional Gandoca – Manzanillo, y nos hemos sumergido por el arrecife disfrutando de los corales y de los multicolores pececitos.
Hemos disfrutado haciendo rafting por los rápidos de clase 2 y 3 del Río Sarapiquí, tras haber pasado la noche en el interior de la jungla en una tienda de campaña con los sonidos de la noche, misteriosos y a veces inquietantes, como música de fondo.

Hemos marchado para el interior, por caminos y carreteras en 4×4, hasta la remota Bijagua de Upala para disfrutar de la estancia en un hotel aislado, entre dos volcanes, construido con materiales reciclados, allí fuimos por el interior de la jungla hasta la Cascada del Río Celeste, donde el agua se tiñe de azul por los materiales que proceden del volcán, aunque los indígenas dicen que fue Dios, quien las tiñó de azul cuando limpió allí los pinceles tras pintar el cielo (bonito, ¿verdad?).

La aventura nos ha llevado al Volcán Arenal, en acción por una de sus caras, lo hemos disfrutado por la noche, lo hemos sentido a través de las termas naturales y lo hemos conocido recorriendo su vegetación a través de una telecabina. Y esto sólo es un trocito de todo lo que tengo por contaros. espero que os esté gustando. Gracias por seguirme,

Miguel, www.asaltodemata.com

Comparte

Sobre la autora
Carla

CarlaSoy Carla de Privalia. Escribo en este blog desde 2015 y estoy aquí para hablaros de moda real, de trucazos para sacar partido a nuestro estilo y para ayudaros a cazar tendencias al mejor precio.

Deja tu comentario