Sorteos

Cape Epic 2010: Empezando con buen pie

por Carla (21 marzo 2010)

Somos como niños (y por esto invertimos 10 días de nuestras vacaciones para montar en bici). El viernes, sólo llegar a Ciudad del Cabo, check in en el hotel Fountains, comida, de vuelta al hotel a montar las bicis y, como tonto, el último corriendo a la mítica tienda Crocs del precioso centro comercial en el waterfront. Cayeron varios pares con tunning incluido: taloneras ajustables, pins, etc. Sorprendente observar como Jordi, con sólo 54 primaveras, se lo pasaba bomba personalizándose sus Crocs «Privalia Style». Tras el atracón consumista, un buen filete y a la cama.

Esta mañana, tocaba «Riders registration» también en el waterfront. Como es habitual en la Cape, ¡pedazo de montaje! Llegamos al village: música, sponsors, cientos de miles de euros en bicicletas de carbono de última generación y, lo más importante, los corredores. 1200 sacrificados (o afortunados), 56 nacionalidades, mayoritariamente hombres y morfologías tipo armario-«rodadores» en la jerga ciclista. Un vistazo y una conclusión: mejor no fijarse en sus piernas para no desmoralizarse. ¡Vaya amasijo de músculos y cañerías! El depilado, sin duda, realza su silueta y más que piernas parecen las patas de un caballo en la salida del Gran National.

Llegado a este punto, la adrenalina de la competición invade tu cuerpo. Pasamos todos los trámites, contratamos el deseado servicio de masaje ( que se convertirá a partir de mañana en el momento más placentero del día) y nos volvemos al hotel. Posteriormente, llega una de las tareas logísticas más delicadas de la prueba: meter el equipaje necesario para los próximos 8 días en la maleta que te proporciona la organización. Por supuesto, tienes que hacer concesiones porque todo no cabe. Yo he optado por dejar dos utensilios que espero no necesitar en los próximos días: la llave dinamométrica que usé para montar la bici y la bomba de inflar las suspensiones (ambas funcionan con aire comprimido). Para los neófitos del ciclismo diré que no he cogido ningún calzoncillo. Sobreviviré con unas mallas largas para dormir y un par de shorts para pasar las tardes en el campamento.

Del resto del día, destacar la tranquila salida de apenas 25 km para poner a tono las piernas y ajustar las burras (bicis) antes de mañana. Espectaculares vistas desde la Table Mountain y el también increíble nuevo estadio de fútbol, que acogerá el partido inaugural del próximo mundial de fútbol (recuerda a la fachada de la nueva T1 del aeropuerto del Prat).

Ahora son las 19:30 del sábado y estamos viajando desde Cape town hacia Wellington, donde mañana se da el pistoletazo de salida a la presente edición de la Cape Epic: una de las mejores y más duras pruebas de mountain bike del planeta. Durante los próximos ocho días, con el permiso de la batería de mi iPhone, os iré narrando las aventuras de los tres equipos de Privalia, así como mis reflexiones personales. Espero que os aporten algo y, si es así, os pido que nos hagáis llegar vuestro ánimo que seguro nos empujará hacia la meta con más fuerza que nuestras propias piernas.

La victoria será llegar cada equipo en el puesto que le corresponda por sus méritos, por su suerte y a pesar de los méritos y la suerte de los rivales.

Mañana lunes, tras la primera etapa, os contaré más acerca de la prueba y los tres equipos de Privalia participantes.

La suerte esta echada. ¡Hasta la victoria siempre!

Lucas

Comparte

Sobre la autora
Carla

CarlaSoy Carla de Privalia. Escribo en este blog desde 2015 y estoy aquí para hablaros de moda real, de trucazos para sacar partido a nuestro estilo y para ayudaros a cazar tendencias al mejor precio.

Deja tu comentario