Peques

Estar embarazada: 5 crisis a la hora de vestirte

por Carla (12 septiembre 2017)

Ser madre es una experiencia única y maravillosa en la vida de muchas mujeres, sin embargo, también entraña una serie de problemas debidos a los numerosos cambios que el cuerpo experimenta a lo largo de este periodo. Y muchos de estos contratiempos se concentran en el momento en el que te plantas con tu barriga frente al armario y te preguntas: ¿qué me pongo?

Hoy os traemos 5 momentos de crisis de vestuario que toda mujer que sea o haya sido madre habrá experimentado.

1. Tu cuerpo manda

Uno de los primeros cambios que se produce en tu cuerpo cuando te quedas embarazada es la revolución hormonal que experimentas, y que además de a tus emociones, te afecta a muchos otros niveles, como es a tu temperatura corporal. Ahora ya no ayuda consultar el parte meteorológico para escoger look, sino que tu cuerpo te pedirá más o menos ropa en función de cómo te encuentres. ¡Y esto puede variar a lo largo del día! Lo mejor es construir un look a base de capas para ir quitando o poniendo según veas.

2. Tacones lejanos, por favor

A medida que el embarazo avanza, tu centro de gravedad se desplaza. Por eso muchas embarazadas se lamentan de que durante este periodo son mucho más torpes y que algo tan sencillo como dar un paseo se convierte en una práctica de riesgo. Es el momento de decirle adiós a los tacones y abrazar las zapatillas y deportivas. Si estás en casa, aprovecha para caminar descalza todo lo que puedas.

3. Despídete de tus vaqueros

Sentimos tener que decirte esto pero esos vaqueros que tanto te gustan van a estar aparcados una buena temporada. No te conviene en absoluto las prendas rígidas o demasiado ceñidas ya que además de ser perjudiciales para tu sistema circulatorio, no te vas a sentir nada cómoda con ellas. Además, comprarte tus primeros vaqueros con gomita a la cintura es casi un momento icónico en la vida de toda embarazada.

4. Prepárate para las manchas

Seguro que no habías caído en esto hasta que no lo vives, pero ahora tu barriga sobresale unos cuantos centímetros de tu abdomen, y te aseguramos que es un imán de lo más potente para las manchas. Comida, bebida, pasta de dientes… todo va directo a esa zona, de modo que te recomendamos que por las mañanas desayunes y te arregles antes de vestirte, y que siempre tengas una muda en el trabajo.

5. Los días malos se multiplican

Todas tenemos días en los que sentimos que nada nos queda bien, que nos vemos feas delante del espejo y que tardamos siglos en encontrar un conjunto que nos ayude a estar mejor. Desgraciadamente, por culpa de los cambios en tu cuerpo y de las hormonas, esta desagradable sensación puede ser más habitual durante el embarazo. La única solución es tratar de tener un par de looks salvavidas que sabemos que son bonitos y nos favorecen. Muchas embarazadas reconocen que los vestidos son una de sus prendas fetiche para estar cómodas y verse bien.

Todos los looks que habéis visto en este post son de nuestro Especial Premamá: Provida, y los tenéis disponibles aquí.

 

Comparte

Sobre la autora
Carla

CarlaSoy Carla de Privalia. Escribo en este blog desde 2015 y estoy aquí para hablaros de moda real, de trucazos para sacar partido a nuestro estilo y para ayudaros a cazar tendencias al mejor precio.

Deja tu comentario