Tendencias

Especial Navidad: Contouring, el paso a paso

por Carla (17 diciembre 2015)

El contouring es crear con maquillaje una ilusión de luces y sombras para resaltar o moldear la forma del rostro. Gracias al contouring podemos estrechar nuestra nariz, afilar sutilmente los rasgos, etc.

El contouring se aplica justo después de haber aplicado la base de maquillaje, la cual sirve para ocultar imperfeccionas, igualar el tono y preparar el ‘lienzo’ de nuestro rostro para empezar a trabajar.

Hay muchos tipos de productos para aplicar el contouring. Si tienes la piel seca es recomendable usar productos en crema para conseguir un acabado más jugoso y natural, mientras que si la tienes grasa es mejor optar productos en polvo, que maticen y minimicen tus poros.

¡Vamos a ello!

2

En primer lugar vamos a utilizar un producto de uno a dos tonos más claro que nuestro tono de piel para dar luz y aportar volumen al rostro. Los lugares estratégicos son:

  • Parte superior e inferior del arco de la ceja, para levantarla sutilemente.
  • Crearemos un triángulo invertido para despejar la zona de la ojera, y lo extenderemos hasta casi llegar a las aletas de la nariz.
  • Realizaremos un trazo que irá desde el entrecejo hasta la punta de la nariz.
  • Iluminaremos el arco de cupido, sobre el labio, para dar sensación de más volumen.
  • Dibujaremos un área de luz para resaltar la mandíbula y la barbilla.

3

Una vez hecho esto, pasamos a crear las sombras. Debemos distribuirlas por zonas a las que queramos añadir profundidad para hacerlas menos prominentes. Estos lugares son:

  • Muy cerca del nacimiento del cabello, en la frente, distribuiremos pequeños puntos para hacerla ligeramente más estrecha.
  • Remarcaremos la cuenca de nuestros ojos con unos ligeros toques, para darle profundidad  a la mirada.
  • Para esculpir nuestro rostro y la línea de la mandíbula, aplicaremos producto oscuro bajo el hueso del pómulo. Si añadimos producto en la punta de la nariz y en los lados, de esta forma la estrechamos y la levantamos.
  • Para disimular una barbilla demasiado promintente, oscurecemos la punta para achatarla.

4

Un toquecito de color en la zona de las manzanitas para aportar frescura y naturalidad, recreando el rubor natural de las mejillas.

5

El truco para difuminar es hacerlo a toquecitos, sin arrastrar el producto para no sacarlo de las zonas estratégicas y echar por tierra todo el trabajo que hemos hecho.

6

¡Y listo! Aquí podréis ver cómo cambia el rostro en cuestión de minutos.

resumen

¿Te han gustado nuestros trucos y te gustaría ver más tutoriales como éste? ¡Cuéntanoslo en comentarios!

MUA: Elena Toniutto

Comparte

Sobre la autora
Carla

CarlaSoy Carla de Privalia. Escribo en este blog desde 2015 y estoy aquí para hablaros de moda real, de trucazos para sacar partido a nuestro estilo y para ayudaros a cazar tendencias al mejor precio.

Deja tu comentario