Sorteos

El salto del «Tiger»

por Carla (15 diciembre 2009)

Ya lo dice mi abuela, los que más buenos parecen, ¡Ojo! Y eso es lo que ha pasado con el bueno de Tiger. Que mucho look limpito y aseado, mucha exclusiva de posado familia feliz y sonrisa profident a todos horas y, de pronto, ¡zas! se destapó el pastel.

No una, no dos, ni tres ni cuatro. Nada menos que doce señoritas son las que se le atribuyen a este genio de la puntería como supuestas infidelidades. Especies de lo más variadas: de jovencitas desconocidas a auténticas estrellas del porno. Y todo, sin siquiera arrugarse el polo. Lo que sucede es que, como siempre, un resbalón puede abrir la caja de Pandora y a Tiger tanto malabarismo femenino se le ha ido de las manos. Ahora, declara que se siente muy avergonzado y que se va a retirar de los campos para dedicarse en exclusiva a su familia. Casualmente, este abandono con las orejas gachas y el rabo entre las piernas viene acompañado de la negativa a continuar manteniendo su imagen en muchas de las campañas de publicidad que protagonizaba. Y nosotros nos preguntamos, ¿se habrá querido retirar Tiger antes de que le den la puntilla? Y más allá de los devaneos del golfista, otra cuestión ¿debería su vida privada condicionar su carrera profesional? ¿Tiene algo que ver que su matrimonio no ande muy fino con que sea un golfista espectacular?

En estos tiempos en los que las infidelidades se han convertido en un plato común en todas las mesas y en el que “el nunca digas nunca” se ha convertido en una máxima, ¿no deberíamos separar los asuntos personales del ámbito laboral? Y profundizando en el tema de la moral distraída, ¿por qué creéis que cada vez la infidelidad es algo más común? ¿Somos más o igual de infieles que antes?

Comparte

Sobre la autora
Carla

CarlaSoy Carla de Privalia. Escribo en este blog desde 2015 y estoy aquí para hablaros de moda real, de trucazos para sacar partido a nuestro estilo y para ayudaros a cazar tendencias al mejor precio.

Deja tu comentario