Privalia

Una Mañana Normal

por Carla (9 diciembre 2010)

Son las 6:30 y ya ha salido el sol hace un rato. Lubumbashi nos llama. Somos 10 personas viviendo en una casa de unos 80m2 así que hay organizarse bien. Cada mañana 2 personas del equipo preparan el desayuno mientras los demás nos arreglamos. Como no hay agua corriente yo me encargo de rellenar los cubos de agua. Ducharse con un cubo de agua fría es muy reconfortante y activa la circulación y la cabeza! En el comedor tenemos una maleta donde guardamos la comida . Básicamente pan y pasta. Suelo desayunar un tazón de té y un trozo de pan. El pan está muy rico. Mi favorito es el que hace en su casa una señora de Mose gracias al programa de microcrédito de Amka, pero de eso hablaremos otro día.

A las 8:30 ya estamos todos listos en el coche. Unas 14 personas dentro de un Toyota Land Cruiser. Un poco apretados, pero ya se sabe que el roce hace el cariño y en ese coche roce no nos falta y cariño tampoco. Vamos de camino a Kanyaka, donde está nuestro centro de operaciones. Empieza el paisaje multicolor de Lubumbashi. El viaje dura unos 45 minutos. Puro espectáculo. Las calles apenas están asfaltadas, gente por todos lados vestida de manera muy variopinta, vendedores a pie de carretera que ofrecen pescado, carne, sofás, televisores, zapatos usados; furgonetas-taxi que hacen de autobús… En fin, una actividad frenética desde primera hora. La ciudad avanza dentro de un gran caos aparente.

Salimos de Lubumbashi y pasamos por delante de una gran factoría de cobalto, uno de los símbolos del país reproducida en billetes y monedas. Congo es un país rico en minerales pero el gobierno, por llamarlo de alguna manera, no la sabe administrar. En vez de desarrollar una industrial local que explote toda la riqueza, han dado concesiones a empresas chinas para que las exploten directamente. Así, los chinos envían a sus empresas, con sus equipos, extraen los minerales y no generan ninguna riqueza sostenible en el país. Surrealista pero es lo que hay.

Entramos, previo pago del peaje, en la Kasumbalesa. Es una de las carreteras más transitadas ya que va al sur hasta Zambia y de allí acaba finalmente en Sudáfrica. Podríamos decir que es una de las arterias principales de África. En ella se mezclan grandes camiones, los más, con pequeñas furgonetas y con muchos hombres que arrastran sus bicicletas cargadas de carbón hacia la ciudad. Peligroso. Llevar carbón a la ciudad es una de las pocas maneras que tienen muchas personas del campo de conseguir dinero.

El paisaje es muy intenso. Destaca el color de la tierra que es de un marrón rojizo muy vivo. La “terra rossa” como la llaman mis amigos italianos. A la derecha, en lo alto de una colina muy bonita se levanta una casa preciosa con unas vistas espectaculares. Es la casa con diferencia más bonita que he visto en Congo. Es la casa de Joseph Kabila, el presidente.

Finalmente a las 9:15 llegamos a Kanyaka. Un conjunto de casas pequeñas y sencillas al lado de la carretera. Algunos de mis compañeros van a clase a estar con los niños y otros van al centro de salud a ayudar. Yo me voy con Flavie y Celestine, amigos de Amka, a visitar otros pueblos para el trabajo que estamos haciendo y del que os hablaré la semana que viene. Nos espera otro día de trabajo, de emociones, de risas y de aprender. De aprender mucho.

Besos,

Jota!

Comparte

Sobre la autora
Carla

CarlaSoy Carla de Privalia. Escribo en este blog desde 2015 y estoy aquí para hablaros de moda real, de trucazos para sacar partido a nuestro estilo y para ayudaros a cazar tendencias al mejor precio.

Deja tu comentario