Privalia

Wonderbra o el pecho perfecto

por Carla (26 mayo 2009)

¿Quién no recuerda el fenómeno Wonderbra? Corrían los años 90 cuando en todos los medios nos empezaron a bombardear con ese sujetador maravilloso, que había venido a traer la esperanza a aquellas con un escote tímido.

El público femenino, al principio desconfiado de las virtudes prodigiosas que prometía este push up, lo saludó con prudencia. Sin embargo, el ritual de acogida fue breve, por no decir brevísimo, porque muy pronto se vio que el Wonder funcionaba la perfección. Pero no todo fue un asalto de genialidad. Los antepasados del sujetador más prodigioso de la historia se remontaban, nada más y nada menos, que a los años treinta. Mejorado y muy bien madurado, saltó a la fama a principios de los noventa. Su trampolín fue Reino Unido y para cuando aterrizó en EE.UU, ya había una legión de espectaculares jovencitas decididas a convertirse en emblema de la marca. La más conocida, como no, Eva Herzigova.

Equipada con su Wonderbra y bajo el eslogan de “Hello Boys”, resultaba difícil distraer la mirada de su espectacular busto. Para ellos, pero sobre todo para nosotras, el mensaje era directo y muy claro. ¡Lo queríamos!

Hoy en día, Wonderbra ha evolucionado mucho desde su inicial percepción como sujetador de realce. Con una amplia gama de producto y muchas líneas, ha sabido convertirse en el compañero más fiel de todo tipo de pechos. Su adaptabilidad y continua investigación en el campo de la lencería y la corsetería le han valido ser el competidor más cómodo y económico en estos tiempos de bisturíes y silicona.

Comparte

Sobre la autora
Carla

CarlaSoy Carla de Privalia. Escribo en este blog desde 2015 y estoy aquí para hablaros de moda real, de trucazos para sacar partido a nuestro estilo y para ayudaros a cazar tendencias al mejor precio.

Deja tu comentario